Seguidores

domingo, 26 de febrero de 2017

Cierto día

Cierto día, el sol empezó a cubrir las calles de María, después de la llovizna de aquella madrugada, podía apreciarse algo de calor. Las nubes, parchadas de un matiz blanco y azul mientras las aves naufragaban en aquellos parches.
La tasa de café, diluida en ¿Mañana quizá el sol bajará?
¡Sopla!... algo está desbordado de calor