Seguidores

martes, 21 de octubre de 2014

El sin sentido tan SENTIDO de la vida.

¡La vida! una obra la cual no admite ensayos... donde se vive  una atmósfera apocalíptica. No hay sentido alguno para vivir, y sin embargo, luchan por existir.
¿A qué viene ese capricho? 
Con una fuerza inútil siguen caminando por carreteras desoladas,
 llenas de árboles marchitos,esqueletos humanos contemplándolos
 desde los sitios más oscuros, infestados de voces... 
se sigue caminando ¡Incansables! ¡Almas valientes!... pero vaya, cuéntame de un valiente y te contaré una tragedia. Todos de una u otra manera buscando un sentido al propio sinsentido, a diario, cada día.
 Quizá alguien tenga un buen plan, o quizás no y seamos como la esperanza de un niño
 que siente perderlo todo...


La prisión artificial de la mente humana.





jueves, 16 de octubre de 2014

Ribera

"Cerca del río, cerca de las barcas
donde todo mundo va para estar a solas
Donde no verás al sol salir
Nosotros correremos hacía el río

Cuando cerca del agua bebamos hasta la última gota
Mira las piedras en el fondo del río
Puedo saber por tus ojos
Que nunca has estado cerca de la ribera

Cerca del agua, al fondo del río
Alguien te llama, alguien dice
Nada con la corriente y flota a la deriva
Cerca del río, cada día

Oh Dios mío
Puedo ver como todo se desgarra en el profundo río
Y no sé por qué me dirijo
Cerca de la ribera

Cuando ese viejo río pase por tus ojos
Para lavar la suciedad en la ribera
Ve hacia el agua que esté más cerca
El río se volverá tus ojos y tus oídos

Completamente solo, camino hacia la orilla
Solo para caer al agua, como una piedra
Siento un escalofrío que llega hasta la médula de mis huesos
¿Por qué me dirijo hacía ese lugar completamente solo?



Agnes Obel.




viernes, 3 de octubre de 2014

Lucia.

Oscura se tornó la tarde en aquella primavera, los pájaros corren como manadas descubiertas por la tempestad de aquel pequeño pueblo. Lucia camina al lado de las vías del ferrocarril, gotas de lluvia caen sobre las piedras como un cuchillo afilado al cortar. Ella tiene las manos entre sus bolsillos, camina lentamente mirando el ocaso, y, sin embargo, llueve; las nubes se van juntando y formando grandes algodones oscuros. Sostiene su mirada al cielo, y mientras las afiladas gotas caen por sus mejillas, su cuello, su cuerpo, sus manos... se le unen sus lagrimas dulces, entrelazadas con el agua, Lucia sólo se limita a mirar hacia adentro, pensar hacia afuera, empuñar sus manos y por un instante, enloquecer. El segundo invisible en el que se siente que ese cuchillo te penetra la vida, te parte, te mutila; ella no puede contener el dolor y la quemadura que le produce... lo evidencia con cada mirada triste, sórdida y desolada, nadie lo nota, nadie lo percibe. Lucia lleva consigo una hermosa sonrisa, la cual esconde historias desgarradas, como ella... cada día más, cada día más profunda, cada día más ardiente.

jueves, 2 de octubre de 2014


"Hoy procura que aquella ventana que mira a la calle en tu cuarto
se tenga cerrada, porque no vaya a ser yo el viento de la noche
y te mire y recorra la piel con mi aliento
y hasta te acaricie y te deje dormir
y me meta en tu pecho y me vuelva a salir
y respires de mi...

O me vuelva una estrella y te estreche en mis rayos
y todo por no hacerme un poco de caso
ten miedo de mayo
y ten miedo de mi".

 Fernando Delgadillo.

Perez Vallejo...

Hay quien llama distancia a la falta de deseo,
quien usa la palabra platónico para camuflar su cobardía.

Hay quien mantiene el silencio,
por temor a que lo que salga de su garganta
sea un nombre que ya debería haber olvidado.

Están los que se escandalizan con ciertas palabras,
coño, polla, follar, semen,
como si su existencia estuviera basada
en el acto de frotar dos piedras.

Estáis los que pedís la verdad a gritos
ignorando estúpidamente
que jamás podríais soportarla.

Los que pensáis que al tener esa ingrata habilidad
de saber pedir perdón sin despeinaros
ya os da todo el derecho de poder hacernos daño.

Los que habláis de imposible por que no fuisteis capaces.
Los que llamáis soledad a la incapacidad de estar con nadie.
Los que decís te quiero mirando a los ojos
porque en ellos veis vuestro propio reflejo.

Esos seres perfectos que culpan al destino de sus errores
y llaman intuición a cada acierto.
Esos que piensan que tener orgullo
es más importante que tener a alguien.

Vosotros que os habéis quedado con la duda eterna
por temor a la respuesta,
que confundís esperanza con optimismo,
que al dormir solo lo apodáis nostalgia.

Ustedes que miden el ego en centímetros,
el amor en tiempo en lugar de en suspiros,
el tiempo en minutos y jamás en pulsaciones.

Que lanzan una promesa como un globo
olvidando que pesa como una roca,
que al tamaño de unas tetas prominentes
lo llaman amor a primera vista.

Todos esos que vais de cuerdos cuando la peor locura
es parecer demasiado sensato,
los que llamáis inteligencia al simple hecho
de citar a algún escritor que de saber de vuestras palabras
se hubiera hecho de ciencias.

Vosotros que me dais tanta pena,
que solo puedo reírme
mientras llega algún motivo
para llorar de verdad.

Como tu nombre.