Seguidores

domingo, 28 de septiembre de 2014

Volar, pensar.

"Soy un hombre de un solo deseo: el deseo de volar"

"Puñado de ilusiones en el cielo plúmbeo de invierno.
Entreveo el ave que lo cruza.
Y mi mano no se extiende como sus alas angostas
desafiando al tiempo y al espacio;
traspasándolos
El hombre piensa
y el ave vuela, ligera,
¿Qué será mejor?:
Pensar, volar.
¿Acaso las dos cosas,
o al revés las mismas cosas?
porque, quien así empieza:
evade lo segundo".

Teresa Sevillano.

Es un verdadero milagro, el que dos personas se amen genuinamente... 
con tan solo lanzarse al cielo.

viernes, 26 de septiembre de 2014


La última inocencia.

Partir 
en cuerpo y alma 
Partir 

deshacerse de las miradas 
piedras opresoras 
que duermen en la garganta. 

He de partir 

no más inercia bajo el sol 
no más sangre anonadada 
no más fila para morir. 

He de partir 
Pero arremete ¡viajera!


Alejandra Pizarnik

jueves, 25 de septiembre de 2014

País Mediocre.

País mediocre. Estoy comprendiendo la verdad del contexto social... sociedad de gente doble, de moral torcida donde los principios éticos solo los aplican los que no los predican de puerta en puerta y de medio en medio. Amigos solo cuando hay plata y buena vida con algunas excepciones. Vivo en una sociedad desagradecida, llena de utilitarismo y militarismo al límite, personas que carecen de memoria y del sentido de la amistad y la lealtad. 
Con el tiempo uno aprende que no debe entregar todo a personas en contextos como éste, a personas que les falla la memoria.


miércoles, 24 de septiembre de 2014

View!.

Curioso es respirar desde el dolor, y contemplar desde la desesperanza,
mirar con ojos del alma, desde la tristeza
creer desde el temor...

¡Sublime! siempre será ver el cielo azul, rayos del sol acariciando la piel,
¡Las mariposas con sus colores!
¡El cálido verde del campo!
¡Las sonrisas de una pequeña!
¡Las aves al volar!
¡El viento al acariciar!.


domingo, 21 de septiembre de 2014

¿Dónde están todos?


La luz de la calle luce algo brillante y un poco, tan sólo un poco enceguecedora a la vista, ¡wow!, los árboles están mucho más altos que aquella vez, ¿Dónde está el abuelo y su picardía?, ¡ah! y aquel corredor está algo más corto, o bueno, así creí verlo hace algunos años... cuando tenía ojitos más pequeños y era más pequeña. De regreso a casa ya no son unas cuantas cuadras o senderos empedrados, ya son kilómetros; envueltos en fríos, viento, y  música clásica... o bueno, algo de Jeremy Camp para variar...¡ohh! cómo olvidar el Reggae de papá y su energía a todo color. 
Qué ha hecho el tiempo de las calles, pueblos, veredas, ciudades. Qué hemos hecho de la vida en sí misma, de nuestros propios aires y senderos. Alguien me dijo un día:
"Los que se van, nunca vuelven... y si lo hacen, realmente nunca llegan; siempre llegan otros".
Seguramente nunca volví, tal vez tampoco haya regresado. Quizá sea solamente yo, con mis montañas y aires, así todo...todo el tiempo.

Victor Hugo, Los Miserables.


sábado, 20 de septiembre de 2014

Navegar y Navegar.


Entregarse, entregarse en alma, cuerpo... en vida
Desgarrarse cada vez más, en diluir los pesares y los odios
¿Qué más habrá?, qué tanto en su profundidad y su mirar
Todo poco a poco va dejando de importar,
 todo menos esos paraísos en el mar y navegar, navegar y navegar...




Mara... Mara...

Ya sabemos donde están las cosas muertas,
esos rostros de asesinos que regresan
a explicarnos que jamás hicieron nada,
no sé bien donde poner tanta tristeza.
Hoy tratemos de olvidar tanta mentira,
no quisiera darte un beso con tal pena
que presientas otra vez esas heridas,
destilando su dolor de cosas viejas.
Mara, Mara, Mara,
déjame sentarme aquí
a pensar tan sólo en vos
a mirar en tus ojos estrellas
más grandes que el sol.
Al final la vida tiene esa costumbre
de mezclar su cubilete de tal forma,
que no hay quien pueda llegar hasta la cumbre
sin sufrir estrictamente algunas normas.
Hoy sé bien adonde están las cosas muertas,
no me vengan con oscuras bendiciones,
sólo quiero un beso tibio de la vida
sin recuerdos de tortura y dictadores.
Mara, Mara, Mara,
déjame sentarme aquí
a pensar tan sólo en vos
a mirar en tus ojos estrellas
más grandes que el sol.

Víctor Heredia

domingo, 14 de septiembre de 2014

¡Gira! ¡Gira!.


Hoy... escribiré sobre el camino, no de los vientos del pasado ni mucho menos del futuro que ni existen, sólo me tomaré unos segundos de mi eterno presente para re significar mi apreciación ante el mundo. Los pasos me han traído hasta aquí, las hojas caídas de los árboles al andar y divagar  me han conducido al hoy, con un manojo de juegos abstractos en mi cabeza, respiro y recuerdo lo que una vez alguien me decía:

"Yo te pregunto: ¿Y en dónde vamos a parar?
Tú me respondes: No sé, seguro hasta el cielo vamos a llegar.
Yo te digo: Entonces toma mi mano y no paremos de volar.
Tú me dices: Listos, ahora sí preparados para viajar".

El viaje, para mi; de seguro empezó mucho antes... desde las incontables hojas que recogía en un prado, corría y corría sin más... como si al girar y girar todo volviera a estar tal cual lo dejé y lo contemplé, el mismo autobús, el singular buso, las miradas... mi abuelo con sus risas presuntuosas pero con mucha gracia, mi mamá caminando con mi manito agarrada por aquellas calles, si tan sólo no hubiese parado a observar sus ojos, o si aun girara en ese prado muerta de risa acompañada del cielo azul y nubes blancas, del reflejo del sol por mi piel blanca, de las aves y su canto, de la vida y su encanto...por un instante girar y girar; desaparecer, sólo hacerlo, y finalmente poder ser.


domingo, 7 de septiembre de 2014

Breathing...

Qué será del ser si no se permea de silencios, de aire, de suspiros...
¿podrá acaso el alma exaltarse hasta lo más alto de los cielos, o podrá profundizar tanto en los confines más solos y polvorientos del alma y los recuerdos?...
Si tras el paso del viento, mientras los pies divagan entre piedras, ruinas y cemento... llevan consigo las palabras, los sonidos, las lágrimas más desgarradoras, lágrimas también; llenas de luz en medio de esos ojos cristalizados de esperanza...
Qué será de la vida sin la profundidad, ¿A dónde llegarán las palabras más sentidas? ¿A dónde llegarán las palabras muertas o, jamás dichas? quizá lleguen solo al aire, o estén por ahí navegando de nube en nube... simplemente dando y dando sentido a la vida, a las hojas que caen de los árboles como milagros, y a las sonrisas y miradas más sinceras...