Seguidores

martes, 10 de septiembre de 2013

Pequeño grito.

Sonidos que aturden, voces descompuestas, sórdidas y desoladas, espantos en el aire... sombras terribles en las calles, en los muros
gritos desesperados que habitan en almas divagadas y sin rumbo alguno, sin otro más que caminar por callejones sin salida, mientras todo pareciere en cámara lenta, lleno de movimientos bruscos, y sentimientos así, lentos para irse, pausados para permanecer; con la esperanza de encontrarse o al menos distinguirse, mañana... o algún día, quizá. 

Una verdad empañada

Solo puedo taparme los oídos para no escuchar las voces de mi interior, un palpito acelerado, una voz quebrada y algo agitada, un abismo inmenso entre cuestiones y confusiones, amarguras, llantos y desolaciones.. que me ocurre?, donde estoy?, para donde voy? será correcta la dirección... o me estaré equivocando nuevamente.

Siento como mi respiración se acorta, siento mis pulmones ahogarse profunda y lentamente, puedo sentir las voces, voces que me aturden y no me dejan escuchar... no me dejan escucharme, preguntas sin respuestas, las verdades con un signo de interrogación, ojos nublados, empañados.. llueve... llueve mucho y no para. como calmar esto, como sentirme otra vez yo...
¿me perdí otra vez, o me encontré?

Una lógica paradójica

Las lágrimas le recorrían su rostro, gota a gota, parpados tristes y pestañas húmedas
Mirada apagada, como noche sin luna, sin estrellas...oscuras
Lágrimas saladas, como el mar
Silencio rotundo y sentenciado.

Ruidos que salen de su corazón delatador y agitado
Cantos desesperados,
Como la más triste canción
Que se puede encontrar
En las melodías de su corazón,
al mismo tiempo una melodía silenciosa y cálida
como un viento tierno...

Que quisiera mirar,
Con esa mirada que penetra el alma.
ojos llenos de brillo puestos al horizonte...
escuchando palabras dulces a lo lejos
Sus manos no le encuentran,
Y sus pies están cansados ya.

Aún así, sus espíritus, a lo lejos
unidos por la lluvia y la melancolía
por noches de nostalgia y melodías en un piano,
dando suspiros a la vida, acariciando el cielo y penetrando almas.