Seguidores

lunes, 11 de febrero de 2013

Recuerdos.

Y siempre ponía la misma foto de perfil; esa en la que su sonrisa parecía ser verdadera, esa en la que sonreía a la persona que estaba detrás de la cámara, esa en la que el fondo era el lugar donde sus manos aún habían estado entrelazadas. Creía que por una foto, aunque él no estuviera, aún seguiría recordando su presencia. Aunque él no estuviera, aún seguiría recordando que había sido en un tiempo feliz y el motivo de estarlo. El tipo de foto que todos tienen o han tenido en su celular, esa foto para ella la perseguía a cada lugar. No tenía la necesidad de ver la foto de él, de su perfil, de su rostro, tan sólo le bastaba esa, para volverlo a sentir en su piel, en su respiración. Sentirlo, recordarlo, abrazar aquella almohada que había quedado olvidada en una habitación de algún lugar. Reutilizar viejos poemas y recitarlos una y otra vez. Con tal de recordar, revivía recuerdos que creía a ver olvidado, pero que de pronto habían vuelto a su memoria por arte de magia. Sentir y vivir, pero siempre recordando, porque cada recuerdo le daba un latido y así mismo, minutos más de vida.


No hay comentarios:

Publicar un comentario