Seguidores

miércoles, 11 de diciembre de 2013

Y, eso de verdades...

"¿Existe una verdad última y absoluta?- Preguntó el joven escéptico a su sabio abuelo. Éste se limitó a mirarlo a los ojos y esbozar una sonrisa que sugería un sí. El joven ,encontrando la oportunidad para ganar una batalla de argumentos, le preguntó de nuevo -Y entonces ¿cómo argumentas esa verdad, cuál es?- El anciano, todavía mirando en calma la profundidad de sus ojos le respondió - Durante años pensé que la verdad era una serie de palabras, sin darme cuenta que la palabra y la razón son un ropaje. La vestí de todos los ropajes que encontré, y, al fin, cansado, dejé de creer en ella pues lo único que veía era un argumento tras otro. Finalmente, al desnudarme de razones, la encontré. La verdad no se encuentra en las palabras hijo, la verdad tiene la cualidad de que una sonrisa o un abrazo pueden explicarla más que cualquier argumento".

No hay comentarios:

Publicar un comentario