Seguidores

domingo, 28 de septiembre de 2014

Volar, pensar.

"Soy un hombre de un solo deseo: el deseo de volar"

"Puñado de ilusiones en el cielo plúmbeo de invierno.
Entreveo el ave que lo cruza.
Y mi mano no se extiende como sus alas angostas
desafiando al tiempo y al espacio;
traspasándolos
El hombre piensa
y el ave vuela, ligera,
¿Qué será mejor?:
Pensar, volar.
¿Acaso las dos cosas,
o al revés las mismas cosas?
porque, quien así empieza:
evade lo segundo".

Teresa Sevillano.

Es un verdadero milagro, el que dos personas se amen genuinamente... 
con tan solo lanzarse al cielo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario