Seguidores

domingo, 14 de septiembre de 2014

¡Gira! ¡Gira!.


Hoy... escribiré sobre el camino, no de los vientos del pasado ni mucho menos del futuro que ni existen, sólo me tomaré unos segundos de mi eterno presente para re significar mi apreciación ante el mundo. Los pasos me han traído hasta aquí, las hojas caídas de los árboles al andar y divagar  me han conducido al hoy, con un manojo de juegos abstractos en mi cabeza, respiro y recuerdo lo que una vez alguien me decía:

"Yo te pregunto: ¿Y en dónde vamos a parar?
Tú me respondes: No sé, seguro hasta el cielo vamos a llegar.
Yo te digo: Entonces toma mi mano y no paremos de volar.
Tú me dices: Listos, ahora sí preparados para viajar".

El viaje, para mi; de seguro empezó mucho antes... desde las incontables hojas que recogía en un prado, corría y corría sin más... como si al girar y girar todo volviera a estar tal cual lo dejé y lo contemplé, el mismo autobús, el singular buso, las miradas... mi abuelo con sus risas presuntuosas pero con mucha gracia, mi mamá caminando con mi manito agarrada por aquellas calles, si tan sólo no hubiese parado a observar sus ojos, o si aun girara en ese prado muerta de risa acompañada del cielo azul y nubes blancas, del reflejo del sol por mi piel blanca, de las aves y su canto, de la vida y su encanto...por un instante girar y girar; desaparecer, sólo hacerlo, y finalmente poder ser.


No hay comentarios:

Publicar un comentario